viernes, 2 de agosto de 2013

Sandwiches dulces

Hoy os traigo una receta-experimento que tanto me gustan y que podéis mantener en la nevera, así estarán fresquitos cuando os los zampéis. Es una receta súper fácil, el bizcocho es el básico de siempre (que ya os enseñé en alguna otra receta) y el relleno una simple buttercream, pero combinados y cubiertos de chocolate están buenísimos!
Vamos con la receta:

Para el bizcocho:
-100 gr de azúcar
-100 ml de aceite
-100 gr de harina
-1 cucharadita de levadura Royal
-2 huevos M

Para la buttercream:
-200 gr de mantequilla a temperatura ambiente
-290 gr de azúcar glacé
-2 cucharadas de leche

Para la cobertura:
-Unos 250 gr del chocolate de cobertura que más os guste.

Precalentamos el horno a 160ºC arriba y abajo. Batimos los huevos con el azúcar hasta que la mezcla blanquee y añadimos la harina y la levadura tamizadas y luego el aceite. Todo esto lo mezclamos manualmente, nunca con la batidora, que si no nos queda un bizcocho muy apelmazado.
En este caso le añadí red velvet...si ya lo sé, no es ninguna novedad...pero es que está tan rico!! No lo puedo evitar.
Lo ponemos en una fuente amplia, que la mezcla no tenga más de un cm de grosor, o bien lo hacéis más alto y luego lo cortáis en varias capas con la lira. Lo metemos al horno unos 15-20 min si es fino, pero si es alto os harán falta unos 5-10 min más. La prueba de fuego es clavar un palito y si sale limpio está listo.
Mientras tanto preparamos la buttercream que es tan sencillo como poner todos los ingredientes juntos y batir durante al menos 5 minutos para que la mezcla quede bien integrada y blanquita. La textura es como la de un helado.
Una vez listo el bizcocho lo dejamos enfriar sobre una rejilla y luego le pasamos la lira (sierra para bizcochos) para igualar toda la superficie y que nos quede como un pan de sandwich enorme. Lo cortamos en cuadraditos y rellenamos con la buttercream para hacer pequeños sandwiches que bañaremos en chocolate.



Hoy no sé por qué pero el chocolate me quedó como muy espeso así que para bañar los pastelitos los pinché en un tenedor y los fui cubriendo con ayuda de un cuchillo de untar mantequilla como véis en la imagen.



Cubrí primero la parte de abajo y los laterales y luego lo volqué sobre papel de horno, le quito el tenedor y cubro la parte de encima. Al final quedan bien, y los podéis decorar como queráis. Lo importante es lo buenos que están. Seguro que si el chocolate os queda más fluido podréis introducir directamente el pastelito dentro del chocolate y os quedará mucho mejor. El caso es que el chocolate y yo siempre tenemos pequeñas diferencias y no se por qué...no recuerdo haberle hecho nada malo para merecer este trato pero bueno..gg.
Espero que os guste, un abrazo!









2 comentarios:

  1. UUUffff pero que pinta!!! :)


    No conocia tu blog me veras por aqui!


    Un besote

    http://12nasdesuenos.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Ya sabes, anímate a hacerlos. Besos

      Eliminar